Card sorting, aprendizajes

Card Sorting

En las últimas semanas he tenido la oportunidad de llevar a cabo una prueba de card sorting para validar varias hipótesis acerca de la organización de un menú principal de navegación.

Un test de card sorting consiste en pedir a los usuarios que organicen una serie de tarjetas (conceptos), colocándolas en diferentes columnas o grupos (categorías). Esta técnica es muy útil para definir la arquitectura de la información y validar conceptos y mapas mentales de nuestros usuarios. 

La prueba se llevó a cabo usando la herramienta OptimalSort y contó con la participación de alrededor de 40 personas. Además de contribuir a tomar decisiones informadas en relación con la organización del menú, ha suscitado una que otra sorpresa y ha dado pie a investigaciones futuras que resuelvan cuestiones que, como equipo, no generaban grandes dudas.

Ha servido también para adquirir una serie de aprendizajes que podrán ser aplicados en futuras pruebas de card sorting. Algunos de estos aprendizajes parecen evidentes pero su aplicación no siempre es clara ni se consigue sin mucho trabajo y alguna experiencia.

  • Es muy importante explicar el objetivo de la prueba a los usuarios. Aunque es cierto que no queremos influenciar a los participantes, es importante que tengan claro por qué están haciendo la prueba y cuáles son las condiciones y limitaciones que hemos creado.
  • No debemos mezclar conceptos en las tarjetas; el hecho de tener tarjetas con un concepto extraño en relación con los demás ha confundido a muchos, ya que no había una clasificación evidente y acababa distrayendo.
  • Partiendo del punto anterior, es aconsejable plantear pruebas con objetivos concretos y bien acotados: si disponemos de un menú muy grande y complejo, con categorías y sub-categorías, puede ser muy útil hacer más de una prueba, una más genérica para los conceptos globales y otras más acotadas para organizaciones y jerarquías más detalladas.
Es aconsejable plantear pruebas de card sorting con objetivos concretos y bien acotados Clic para tuitear
  • Contar con usuarios de la propia organización puede tener un efecto negativo, ya que estos están contaminados por el conocimiento de la marca y de la manera de hacer de la casa.
  • A pesar de la posible contaminación, los usuarios han sido más creativos de lo que yo mismo me esperaba inicialmente, creando sin problemas nuevas categorías y proponiendo ideas no consideradas seriamente en el pasado y abriendo puertas, como decía antes, a nuevos caminos de investigación.
  • La nomenclatura de las tarjetas influencia a los usuarios: incluir “destacados” en la nomenclatura de un grupo de tarjetas ha seguramente influido a que la gente creara una categoría propia para ese grupo. Aunque a nivel de concepto interno esa fuese la categoría, podríamos haber trabajado mejor otro titular.

El principal aprendizaje de esta prueba de card sorting es que vale la pena hacer investigación de usuario y que los test, por pequeños que parezcan inicialmente, arrojan luz sobre el proyecto y dan pie a nuevos descubrimientos e hipótesis y argumentos para nuevas propuestas.

Comentarios (0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *